China asalta los concursos públicos de Panamá bajo la sospecha de la corrupción

China asalta los concursos públicos de Panamá bajo la sospecha de la corrupción

China ajusta su punto de mira y toma posiciones para su enésimo desembarco económico. Esta vez en un feudo sin recursos naturales, pero de enorme importancia geoestratégica: Panamá. Al servicio de tal propósito exhibe la tradicional musculatura de su capitalismo de Estado: sus inagotables recursos financieros, una colección de bancos y empresas estatales decididos a dominar los sectores clave y una diplomacia incisiva. Como marcan los cánones de su expansionismo económico, Pekín irrumpe en bloque y con rumbo fijo, poniendo sobre la mesa una propuesta de desarrollo que en el país centroamericano, como en tantos otros, se antoja irresistible.

Consideraciones geopolíticas aparte, la entrada en escena del gigante asiático tiene vocación de largo plazo y promete sensaciones fuertes. No es solo que China es el segundo usuario del Canal de Panamá y el primer proveedor de mercancías de la Zona Libre de Colón, el principal puerto franco del continente americano. Además gestiona ya o construye terminales portuarias a ambos lados del istmo que une al océano Pacífico con el Atlántico, a la vez que aspira a jugar un rol protagonista en el futuro proyecto que desarrollará industrial y logísticamente el canal interoceánico para fortalecer su posición como «hub» global.

El concurso refleja lo que está por venir: la implacable competencia de China en las licitaciones públicas para las empresas españolas, cuyo negocio en Panamá supera los 4.200 millones de euros desde mediados de 2014 sin contar la obra de ampliación de canal que acometió Sacyr. La adjudicación, prevista para los próximos días o semanas, viene condicionada por dos factores: por un lado, el establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y Panamá, en junio de 2017; y, por otro, la alarmante corrupción vinculada a las obras públicas panameñas, como destapó el escándalo Odebrecht, un caso que lleva más de dos años causando estragos y cobrándose piezas por todo el continente además de protagonizar a diario el fuego cruzado político en Panamá.

www.abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *