Subcontratista costea viaje a tres funcionarios de CSS

Subcontratista costea viaje a tres funcionarios de CSS

Tres funcionarios de la Caja del Seguro Social (CSS) viajaron hasta Madrid, España, invitados por una empresa privada para adquirir experiencia en en el funcionamiento de cocina fría, un método que quieren implementar en la Ciudad de la Salud.

Este periplo se registra en medio de un proceso de licitación que efectúa Construcciones Hospitalarias, consorcio encargado de construir la Ciudad de la Salud, para adjudicar la construcción de la cocina y la lavandería.

Lourdes Pérez (coordinadora del proyecto Ciudad de la Salud), Israel González (director ejecutivo Nacional de Infraestructura) y Humberto Martínez (asesor de la Dirección Ejecutiva de Infraestructura y Servicios de Apoyo) viajaron con gastos pagos por la empresa Fagor, que confeccionó el diseño de la cocina fría para el megaproyecto de salud. Pero que, según una fuente de este medio, estaría interesada en participar en una segunda licitación de entre $8 y $9 millones para equiparar la cocina. Sin embargo, la misma fuente, aseguró que las empresas Euroline y Carbonell también contribuyeron a costear este viaje.

Pérez explicó que para el equipo técnico y de inspección era difícil aprobar un diseño, flujos de procesos y equipos sin el conocimiento requerido. ‘Sobre todo, había que ver si realmente el sistema es bueno para el hospital’, justificó la funcionaria.

En Madrid, los funcionarios visitaron varios hospitales donde funcionan cocinas frías. Además, visitaron el Estadio Atlético de Madrid. ‘Fue la cocina más grande que visitamos’, aseguró Pérez.

El diseño de la cocina confeccionado por Fagor será usado para realizar un concurso que debería definir la empresa que construirá la cocina de la Ciudad de la Salud. El enlace de esta empresa en el país es el argentino Diego Catarino, quien como subcontratista entregó el diseño de la cocina que realizó Fagor. ‘(Catarino) es el enlace de las empresas que realizaron los diseños de la cocina fría y de la lavandería’, confirmó Pérez.

El punto es que, según el informante, Fagor estaría siendo apoyada por el argentino para quedarse con la licitación de equipamiento de la cocina.

Catarino negó que hubiese coordinado el viaje de los funcionarios a Madrid. Al mismo tiempo, expresó que su responsabilidad con la subcontratista llegó hasta el momento en que entregó el diseño .

Pero este medio pudo corroborar que entre los clientes del Grupo Catarino están: FCC construcciones América, S.A., CSS, Fagor y Fagor México. Así lo establece el sitio a web de Grupo Catarino.

Entre los contactos del sitio digital se encuentra el número móvil que utilizó este medio para contactarse con el argentino. Catarino, sin embargo, negó que Fagor fuera cliente de su firma.

Sobre este tema, el abogado Ernesto Cedeño, especialista en contrataciones públicas, dijo que si el pliego de cargos del proyecto contempla la visita de los funcionarios no existe problemas. Pero, si no es así es delicado considerando que el Código de Ética de los Servidores Públicos prohibe que uno reciba algún grado de beneficio, estipendio o regalo de un contratista.

Como ejemplo, Cedeño recordó el caso del alcalde de San Miguelito, Gerarld Cumberbach. El alcalde fue denunciado por un viaje oficial que realizó a España pagado por una empresa privada interesada en proyectos en el distrito.

En su momento, la Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a la Información abrió un proceso administrativo contra el alcalde de San Miguelito para determinar violaciones al Código de Ética. Posteriormente, el caso llegó hasta las instancias judiciales.

Dentro de las responsabilidad del consorcio Construcciones Hospitalarias está entregar una cocina para el nuevo hospital.

El consorcio contrató el diseño para la cocina a la empresa Fagor, según confirmó el propio Catarino.

Posteriormente, el consorcio debe realizar un concurso para elegir a la empresa que construirá la cocina. El consorcio debe notificar a la CSS quién realizará este trabajo. Este subcontratista aportará las especificaciones del proveedor seleccionado, explicó Pérez. ‘Es responsabilidad de los técnicos y de la inspección velar por el adecuado cumplimiento de estas especificaciones a fin de que el producto final cumpla con las mismas’, detalló Pérez.

Otro punto que sale a relucir sobre Diego Catarino es el apellido con el que se anotó en una reunión de la CSS.

El 19 de noviembre de 2015, participó de una reunión previa al Acto N°.2015-1-10-0-06-AV-184 414, para el diseño y equipamiento del área de nutrición del Hospital Gustavo Nelsón Collado en Chitré, Herrera. En el listado de las empresas participantes se identificó como Diego Varela Catarino. Pero, en su pasaporte aparece Diego Horacio Catarino.

‘En mi país el segundo apellido, el de la madre, no se utiliza. Es un apellido común en Argentina. No tengo vínculos con ningunas de las familias en Panamá’, dijo para aclarar su identidad y el uso de un apellido que podría relacionarlo con el mandatario panameño.

 

Fuente: http://laestrella.com.pa

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *