El confuso crimen del hotel El Panamá

El confuso crimen del hotel El Panamá

La historia del homicidio de Eduardo Calderón cometido en la habitación 47 del hotel conmociona a la sociedad por la forma en que se dieron los hechos, el hermetismo de las autoridades y la mención de un sacerdote.

El crimen, según las investigaciones judiciales, ocurrió en la madrugada del 7 de julio de 2018. / Shutterstock

El crimen, según las investigaciones judiciales, ocurrió en la madrugada del 7 de julio de 2018.

A solo cuatro meses de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), un confuso homicidio —en el que está mencionado una emblemática y popular figura del clero panameño— sacude a la Iglesia católica.

David Cosca, el carismático sacerdote especialista en tratos con jóvenes y exorcionismos, es una de las piezas requeridas por los agentes de investigación para aclarar la historia de sangre escrita el 7 de julio de 2018, en la habitación 47 del Hotel El Panamá, reservada y rentada para Hidadi Saavedra.

Eduardo Calderón, de 37 años, murió como consecuencia de un fuerte golpe en la cabeza causado por un objeto contundente que le provocó una fractura intracraneal y una hemorragia.

El homicidio fue reportado por los principales diarios de crónica roja, que relacionaban como autor de los hechos a Hidadi Saavedra, de 43 años, quien supuestamente era cuñado de la víctima, y quien mantenía una estrecha relación de amistad con el cura, según entrevistas realizadas por el Ministerio Público, a las que ha tenido acceso este medio de comunicación.

Pero, el nombre del sacerdote solo salió a relucir dos meses después, cuando los medios de comunicación tuvieron acceso a documentos e información del caso en el que era mencionado.

La noticia corrió como pólvora porque se mencionaba a un miembro de un clero religioso al que pertenecen por lo menos el 85% de los panameños.

Los hechos ocurrieron el pasado 6 de julio, luego de que Eduardo Calderón y otras dos personas –Hidadi Saavedra y Marlena Rodríguez– ingresaran en la habitación 47 del Hotel El Panamá, después de haberse encontrado en el Casino Crown del mismo hotel.

Rodríguez declaró a las autoridades que abandonó la habitación poco después de la medianoche, dejando en esta a Saavedra y a Eduardo Calderón.

Esa noche Valentín Calderón era uno de los huéspedes del hotel. Él estaba de días libres y celebraba su cumpleaños. Pero sin planificarlo, se cruzó con la escena del crimen.

Estando en la habitación 20 del Hotel El Panamá decidió tomarse unos tragos de ron. Fue entonces cuando llamó al room service para solicitar hielo y, aunque insistió, nunca le contestaron.

A eso de las 2:50 de la mañana iba en dirección al restaurante que está lateral a la piscina cuando en las escaleras se encontró con un sujeto de contextura mediana, alta estatura, tez blanca, cabello negro, tirado en el piso, boca abajo, en un charco de sangre que iba desde la cintura hasta la cara, aclaró a las autoridades. La escena le causó impresión. Así , curioso, fue que se decidió a mirar porque la persona hacía un ruido como si se estuviera ahogando.

Como no vio a nadie en la piscina ni en sus instalaciones, alertó a dos agentes de seguridad del hotel sobre la macabra escena, y estos a su vez llamaron al 911 para que socorrieran a la víctima, quien supuestamente estaba casi desnudo. La víctima fue trasladada a urgencias del hospital donde posteriormente falleció.

El cuerpo, según los informes de la Fiscalía Superior Metropilitana, fue encontrado en medio de un charco de sangre. Las escaleras y los pasillos que conducían a la habitación 47 y 48 también tenían muestras de sangre humana.

Los informes periciales del Laboratorio de Análisis Biomolecular del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses establecen que una sustancia color rojo hallada en pasillos y escaleras era sangre humana. Los perfiles genéticos de la sustancia han sido comparados con los de Calderón y Saavedra, dando resultados positivos.

El sacerdote, sin embargo, no figura en la escena del crimen. Aunque él reconoce que ingresó a la habitación para conversar y confesar a Saavedra, aseguró que se retiró de la pieza.

La pregunta que nadie podía responder en un principio era, ¿cómo había quedado el cura envuelto en la trama? La versión que trascendió era que el día 6 de julio de 2018, el sacerdote había rentado la habitación 47 para Hidadi Saavedra quien llegaba de Nueva York.

La habitación, según fuentes judiciales, fue usada por el presunto homicida y algunas de sus amistades para una reunión privada.

Pero, ¿por qué rentaría el cura una habitación para otra persona? Ramiro Acevedo, en una ampliación de una entrevista a los entes de investigación, dijo que ‘Hidadi mantenía una relación más allá de la amistad con el padre’. A los medios ha trascendido que el cura conocía al implicado, quien incluso le llamaba ‘tío’.

Según el entrevistado, Cosca tenía atenciones con Saavedra que iban desde conseguirle habitaciones con los beneficios que mantenía hasta darle dinero para arreglar su carro.

La amistad de ambos databa de muchos años; según el entrevistado, desde que era monaguillo y acompañaba al sacerdote a realizar exorcismos.

El arzobispo José Domingo Ulloa, consultado por los medios, solo se remitió a decir que uno de sus miembros había sido separado de sus deberes y responsabilidades como párroco y como presbítero.

Ulloa aclaró que la iglesia no había sido informada de una acusación contra el sacerdote. ‘Se tomó la previsión para que la iglesia realice las investigaciones pertinentes del caso’, explicó.

El jefe de la Iglesia católica de la ciudad panameña aseguró que se colaboraría con la justicia ordinaria y el respeto al debido proceso siguiendo las directrices del Papa Francisco.

EL CONFUSO HOMICIDIO

El 7 de julio de 2018 fue asesinado Eduardo Calderón, de 37 años

6 DE JULIO DE 2018

El sacerdote David Cosca reservó y alquiló la habitación 47 a nombre de Hidadi Saavedra.

7 DE JULIO 2018

Eduardo Calderón fue encontrado en un charco de sangre en un pasillo que conduce a la habitación 47 y 48 por Valentín Calderón, un huésped del hotel.

9 DE AGOSTO 2018

La Iglesia católica, a través del arzobispo José Domingo Ulloa, confirmó que uno de sus miembros ha sido separado por una investigación judicial.

10 DE AGOSTO 2018

El Ministerio Público confirmó que lleva adelante una investigación por un homicidio en el que se menciona a un sacerdote de la Iglesia católica.

Holanda Polo, abogada de Saavedra, aseguró que al sacerdote se le menciona injustamente porque que no tiene que ver directamente con este caso.

‘El padre no estaba en el lugar ni guarda relación con los hechos’, añadió la abogada, quien aseguró que el homicidio se dio en la madrugada, al día siguiente del alquiler de la habitación 47.

Saavedra es el único imputado por este caso y enfrenta una medida cautelar de detención preventiva, mientras se adelantan las investigaciones.

El Ministerio Público continúo ayer con las diligencias para aclarar cómo se dieron los hechos y ubicar a los responsables. El Ministerio Público ordenó el allanamiento a la residencia de Valentín Calderón. Su objetivo era ubicar la tarjeta magnética o llave asignada al inquilino de la habitación 47: Hidadi Saavedra.

La fiscalía ordenó extraer sangre o saliva para compararla con el ADN de cinco hombres y una mujer mencionados en la investigación.

La fiscalía que investiga un delito contra la vida y la integridad personal ordenó investigar a Cosca, Juan Pablo Hernández, Erick Salvador González Pimentel, Marlena Mariel Rodríguez Moreno, Valentín Calderón y Jorge Humberto Aizpurúa.

La investigación es compleja porque la escena del crimen fue contaminada, revelaron fuentes judiciales. La puerta de la habitación 48, las escaleras y el pasillo donde habían restos de sangre fueron limpiados por el único imputado del caso y otra persona, a quien se señala como Juan, indica el formulario de solicitud de allanamiento del caso 201800041037.

FILTRACIÓN DE DOCUMENTOS DEL CASO

Las reglas del Sistema Penal Acusatorio establecen la reserva de la investigación. La publicidad se da en el acto de audiencia, pero en este caso están circulando entrevistas en redes y quien lo haya hecho ha violado la ley’, dijo Kenia Porcell, procuradora General de la Nación, sobre la filtración de documentos de este caso.

‘Mi llamado aquí es que todos aquellos que tengan acceso o no a las carpetillas deben tener presente que hay reglas muy fuertes, muy rígidas, que incluso hay procedimientos disciplinarios en caso de que fuera un funcionario que lo pusiera a circular y procedimientos a nivel de justicia ordinaria en caso de que personas los hayan puesto a circular’, agregó la fiscal general .

En el caso se han dado audiencias. Se está en una investigación que inició hace dos meses, el Ministerio Público ha llevado algunas pruebas, algunos elementos de convicción y ahora ha salido en redes información documentos, eso está prohibido por ley, advirtió Porcell.

Sobre el trabajo de investigación, dijo que ha sido fortalecida con fiscales de homicidios especializados en estos casos.

Porcell añadió que se está ante una investigación compleja por la forma en que se dieron los hechos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *