400 mil panameños aún sufren de hambre y mal nutrición

0
19537

El hambre en Panamá se redujo más de la mitad en quince años, pero todavía hay un promedio de 400,000 panameños que sufren el flagelo, según el informe ‘El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2019′.

De acuerdo con el informe, entre los años 2004 y 2006 la tasa de hambre en Panamá se encontraba en 22.9% y pasó a 10% entre los años 2016 y 2018. ‘Esto supuso reducir a 400,000 personas el número de personas que padecen hambre’, precisa el informe presentado ayer 15 de julio por la FAO, FIDA, Unicef, PMA y OMS.

El estudio también alerta de que la ‘desaceleración’ económica de los últimos años ha ralentizado el ritmo de reducción del hambre, manteniéndo estable —en torno al 10%— la subalimentación en el país.

El año pasado el producto interno bruto (PIB) de Panamá creció 3.7%.

Indica además que la tasa de hambruna en Panamá se encuentra por encima del índice de sus países vecinos Costa Rica y Colombia.

En Costa Rica, por ejemplo, la tasa de prevalencia de subalimentación en la población entre 2004-2006 estuvo en 4.6% y entre 2016-2018 se incrementó 4.8%. Mientras que en Colombia estuvo en 9.7% y se redujo 4.8%, respectivamente.

A su vez, alerta de que el hambre está creciendo en América Latina y el Caribe, tanto así que en 2018 llegó a afectar a 42.5 millones de personas, el 6.5% de la población regional.

‘El aumento en el hambre está estrechamente relacionado con la desaceleración económica general de la región. Las caídas en los precios de los productos básicos desde 2011 llevaron a un deterioro en las finanzas públicas de muchos países dependientes de la exportación de productos básicos en América Latina y el Caribe’, afirmó el organismo.

Mencionó que la tasa de desempleo urbano alcanzó el 8.9% en 2016, lo que representa un aumento de 1.6 puntos porcentuales desde 2015.

‘La disminución del PIB y el aumento del desempleo resultaron en ingresos más bajos para los hogares. Después de varios años de marcadas reducciones en la pobreza, el número de personas pobres aumentó de 166 millones a 175 millones entre 2013 y 2015, aumentando de 28,1% al 29.2% de la población’, agrega el estudio.

Opiniones

Para la economista Maribel Gordón, los informes de organismos como la FAO utilizan estadísticas oficiales y que en Panamá en los últimos años se han modificado las metodologías de medición de varios indicadores, lo que puede generar resultados ‘subestimados’.

Señaló, además, que los promedios (valores con los que se trabaja) ‘esconden inequidades sociales y regionales’. Y que en últimos años la niñez ha sido afectada por la desnutrición, no solo en áreas rurales e indígenas, sino también en áreas urbanas (recordó el caso de Colón).

Por otro lado, comentó que la canasta básica de alimentos (CBA) presenta una conducta ascendente en los precios, ante una política de control de precios que —considera— ‘nunca estuvo dirigida a que los precios disminuyeran’. ‘La CBA está constituida por hábitos de consumo, no alcanza el grado de canasta saludable. Y ante la pérdida del poder de compra de los salarios, la alimentación de los panameños es inadecuada’, manifestó.

Para Gordón, el estancamiento en el 10% refleja la profundización del problema en términos absolutos.

Sugiere que es necesario cambiar la política económica que permita acciones que ataquen las causas del fenómeno. Así como también una política que garantice seguridad y soberanía alimentaria (debe promoverse el agro); garantizar empleo decente y salario justo; control de precio de todos los bienes que integran la canasta básica de alimentos y eliminación de las distorsiones de la cadena de comercialización.

‘Ello debe permitir hacerles frente a las causas que generan que siendo Panamá uno de los países que más crece en América Latina haya panameños que mueran por desnutrición o padezcan hambre’, expresó Gordón.

Pedro Acosta, de la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Uncurepa), aseveró que el hecho de que la tasa del hambre haya bajado significa que más gente está comiendo, pero hay que ver qué está comiendo y cómo, porque la idea es bajar los índices de desnutrición. ‘El problema aquí no es el hambre, sino la salud, la prevención, y la desnutrición’, dijo.

Y agregó que, en Panamá, aunque se haya rebajado el índice de hambre, la realidad es que se ha aumentado ‘catastróficamente’ la incidencia de enfermedades crónicas y las no transmisibles.

Enumeró que enfermedades como la diabetes, las cardiovasculares y las autoinmunes son producto de la mala alimentación, de la subalimentación. ‘En salud se está reflejando que estamos mal nutridos o subalimentados’, subrayó Acosta.

El pasado viernes 12 de julio, durante el primer Gabinete Social el presidente de la República, Laurentino Cortizo, y la primera dama, Yazmín de Cortizo, presentaron el proyecto ‘Colmena, 100 comunidades del país libres de pobreza y hambre’, enfocado en el desarrollo sostenible de las familias.

Durante el gabinete se destacó que ya se identificaron 100 corregimientos de un total de 671 que tiene la República de Panamá los cuales enfrentan pobreza extrema. Sumado a esto Cortizo solicitó anexar otros 50 corregimientos que están en estas condiciones.

Con este proyecto se proponen implementar iniciativas para minimizar la pobreza y garantizar la solución de sus principales necesidades.

Cabe resaltar que, de los 150 corregimientos mencionados, más de la mitad están ubicados en la comarca Ngäbe Buglé.

600 mil adultos panameños son obesos

PROBLEMA DE SOBREPESO

En contraste, el informe de Naciones Unidas también revela que el sobrepeso y la obesidad siguen aumentando en todos los grupos de edad a nivel mundial, incluido Panamá. La obesidad en la población adulta pasó del 20.2% en 2012 al 22.5% en 2016, lo que implica que 600,000 panameños adultos son obesos.

Actualmente, según el nuevo informe, 4 millones de niños menores de 5 años sufren sobrepeso (7.5% del total), 700,000 sufren desnutrición aguda (1.3%) y 4.8 millones sufren retraso en el crecimiento o desnutrición crónica (9%).

Para los adultos la situación es aún más grave en términos de obesidad y sobrepeso. ‘Hoy, por cada persona que sufre hambre, más de seis personas sufren sobrepeso’, dijo el representante regional de la FAO, Julio Berdegué, llamando a un gran impulso regional contra todas las formas de malnutrición.

Fuente: laestrella.com.pa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here