Las Tablas, Panamá

Array

Las Tablas, Panamá

Las Tablas, Panamá

En la provincia de Los Santos, en la península panameña de Azuero, enclavada entre grandes explotaciones agrícolas y ganaderas, se encuentra la pequeña ciudad de Las Tablas. Desde aquí, la ciudad de Panamá está a sólo cuatro horas en coche, y cerca está el océano Pacífico, que ofrece una de las mejores pescas deportivas de Centroamérica.

Las Tablas es famosa en Panamá por ser la cuna del folclore y las tradiciones y por ser el epicentro de las celebraciones callejeras. Durante la fiesta de la Pollera, que tiene lugar en julio, cientos de mujeres llevan elaborados vestidos hechos a mano y bailan en la calle al ritmo de la música festiva panameña. La fiesta de Carnaval más famosa del país tiene lugar los cuatro días anteriores al Miércoles de Ceniza. Como es de esperar, en todas las fiestas hay mucha música, baile, comida callejera, fuegos artificiales y bebida.

Retirarse en Las Tablas, Panamá

Las Tablas tiene hospitales locales, dentistas y tiendas. Y a 30 minutos, en el pueblo de Chitré, hay dos hospitales más grandes y varios supermercados más grandes.

Esta zona suele atraer a personas que prefieren un estilo de vida más sencillo y tradicional, con servicios cercanos y un coste de vida más bajo. Poca gente habla inglés aquí y es de esperar que los carteles y los menús estén sólo en español…., así que si te planteas vivir aquí es buena idea repasar el idioma.

El principal atractivo de Las Tablas es su auténtica cultura, que sigue muy intacta. En general, Las Tablas no está en el radar de la mayoría de los extranjeros. De hecho, sólo unos 20 expatriados viven en el pueblo, y otros 20 viven cerca. Se trata de una pequeña proporción de la población, dado que Las Tablas tiene varios miles de residentes. Sin embargo, hay una comunidad de expatriados más robusta en la cercana Pedasí, que está a sólo 25 millas de distancia.

Estilo de vida en Las Tablas, Panamá

Las Tablas es un pueblo amigable: la gente es sociable y siempre tiene las puertas abiertas. La gente de aquí tiende a valorar a los amigos y a la familia, especialmente a los ancianos, y hay un gran respeto por las tradiciones, las costumbres y el folclore. En Las Tablas no hay una comunidad organizada de expatriados, ya que éstos prefieren integrarse plenamente en la comunidad local.

Las Tablas tiene varios buenos restaurantes, como Dolce & Saladito, La Maestra y el Restaurante Mamá Pina, que cuentan con un personal amable y servicial. Pero, si quieres una comida rápida americana, McDonald’s acaba de abrir hace unos meses. Para tus compras, Super Carnes es una tienda de estilo americano con precios bajos. Super Rosa es bueno para la carne fresca, y los vendedores locales venden fruta y verdura en la parte delantera desde sus camiones. No necesitas un coche en Las Tablas, pero si necesitas ayuda para llevar todas tus compras a casa, los taxis son abundantes y baratos.

La zona está en una ubicación central para visitar varias atracciones cercanas de la península de Azuero. La pintoresca carretera sobre las montañas hasta Tonosí y las remotas playas de Cambutal ofrecen hermosas excursiones de un día. A sólo 30 minutos de Las Tablas y a 20 minutos en barco de la Playa Arenal está la Isla Iguana, en Pedasí. Esta pequeña playa de arena blanca, que es un Refugio Nacional de Vida Silvestre, está bañada por aguas turquesas que son buenas para bucear. La isla es también el hogar de miles de cangrejos ermitaños y de cientos de iguanas verdes y negras, así como una zona vital de anidación de fragatas y tortugas marinas.

Bienes inmuebles en Las Tablas

Normalmente, las casas de Las Tablas tienen unos 1.100 pies cuadrados con una o dos habitaciones y un baño. Debido a la escasa saturación de expatriados, los precios de las propiedades son relativamente bajos aquí. Cerca de la zona principal de la ciudad, se pueden comprar lotes por entre 10 y 15 dólares el metro cuadrado. Una casa de tres dormitorios, dos baños y un solar, con aparcamiento, puede comprarse por 50.000 a 70.000 dólares.

En la actualidad, hay cuatro nuevas promociones de estilo norteamericano que se anuncian como casas para principiantes. Sin electrodomésticos, aire acondicionado ni jardinería incluidos, los precios comienzan en 60.000 dólares.

A sólo 15 minutos en coche de Las Tablas, se puede comprar una casa frente al mar en el hermoso Uverito a partir de 155.000 dólares.

Ten en cuenta, si estás pensando en comprar una propiedad, que sólo adquieras una propiedad con título de propiedad y que utilices un buen agente inmobiliario.

Coste de la vida en Las Tablas, Panamá

En general, el coste de la vida en Las Tablas es inferior al de otros lugares de Panamá. A continuación se muestra un presupuesto mensual para una pareja:

Lo que hay que saber

Si prefieres una vida tradicional, con servicios cercanos, un coste de vida bajo y una comunidad local acogedora, vale la pena considerar Las Tablas.

Obtén aquí tu informe gratuito sobre Panamá:

Obtén más información sobre Panamá y otros países en nuestro boletín electrónico diario. Simplemente introduce tu dirección de correo electrónico y te enviaremos un INFORME GRATUITO – Panamá: La vida fácil del primer mundo y el mejor programa para jubilados del mundo.

Esta guía especial incluye consejos de primera mano sobre bienes inmuebles, jubilación y mucho más en Panamá. Es tuya gratis cuando te inscribes en nuestras postales IL que aparecen a continuación.

Jubilarse en Las Tablas, Panamá, por 1.000 dólares al mes

Situada en la costa del Pacífico de Panamá, la pequeña Las Tablas es Panamá en su máxima expresión. Este pueblo de menos de 30.000 habitantes se encuentra en la Península de Azuero, una región famosa por todo, desde las coloridas celebraciones del Carnaval hasta la artesanía textil, la cerámica y la marroquinería. La vida en esta región de Panamá es buena.

Tiene más días de sol y menos humedad que cualquier otra parte del país. Y el coste de la vida es el más bajo de Panamá: Aquí, una pareja puede vivir fácilmente con 1.000 dólares al mes, incluido el alquiler, como han comprobado los expatriados Joyclyn y Armand Brodeur.

Originarios de San Luis, los Brodeur llegaron a Las Tablas en agosto de 2014 para probar su jubilación en Panamá, por así decirlo. Armand, de 66 años, y Joyclyn, de 59, llevaban mucho tiempo anhelando un estilo de vida tropical y playero. Al mismo tiempo, querían elegir un lugar donde fuera posible vivir con un cheque de la seguridad social. «Las Tablas encaja», dicen, citando la excelente infraestructura y la asequible asistencia sanitaria.

Los Brodeur eligieron Las Tablas para poder vivir bien, sin sacrificar las cosas buenas de la vida. Les sorprendieron los precios del supermercado local… 55 céntimos por una cerveza y 4 dólares por una botella de vino. Dice Armand: «Me doy el gusto de comprar el whisky Clan MacGregor a 9 dólares la botella, más o menos lo mismo que en el norte. El tocino cuesta unos 4 dólares la libra, pero en San Luis cuesta aún más». Aun así, sólo gastan 65 dólares a la semana en comestibles.

Los servicios públicos también son muy baratos. Su primera factura de electricidad fue de unos 20 dólares (sin aire acondicionado). «El agua está incluida en el alquiler, y la recogida de basura cuesta 18 dólares al año», dicen. El servicio telefónico por Internet de Vonage cuesta 32 dólares al mes y permite hacer llamadas gratuitas a Estados Unidos y otros países. A esto hay que añadir otros 30 ó 40 dólares al mes por dos teléfonos móviles (llamadas más datos) y 52 dólares por el paquete de cable e Internet.

Sin embargo, los Brodeur están muy entusiasmados con la calidad y la asequibilidad de la asistencia sanitaria. Ambos han acudido a un dentista local y quedaron impresionados con las consultas, el equipo y el trato minucioso. «Es la mejor dentista que he tenido», dice Joyclyn. «Armand fue por una muela rota y pagó sólo 15 dólares».

«Pensé que había oído mal», dice. «Me dedicó una hora y media; fue como una cirugía menor. Y no hubo dolor. Aquí no son tacaños con la novocaína».

Con más dinero en los bolsillos y sin escasez de tiempo en sus manos, los dos han podido sumergirse plenamente en el modo de vida local. En un reciente festival en la zona rural de Panamá, Joyclyn y Armand tuvieron uno de sus primeros roces con la colorida cultura panameña. «Vi un encierro y fue fascinante», dice Joyclyn. Había carretas de bueyes pintadas con brillantes colores primarios, chicos locales con trajes tradicionales y chicas con polleras ricamente bordadas -el muy admirado traje nacional de Panamá-.

«Posaban y exhibían sus vestidos», dice. «Era la mejor fiesta que había visto nunca. Incluso bailé con un hombre mayor del pueblo. La música sonaba y él me hacía girar», dice, sonriendo al recordarlo.

La gente de Panamá es otra gran ventaja para los Brodeur. «Los vecinos son muy amables y nos inundan regularmente con regalos de maravillosa comida panameña», dice Armand.

Cuando no están bailando y socializando, a menudo puedes encontrar a Armand y Joyclyn disfrutando de su casa en Las Tablas. Dice Armand: «El día empieza con un café panameño, normalmente en el porche. Tenemos un árbol de papaya en el patio trasero y desayunamos regularmente papaya fresca». Es un estilo de vida sencillo y sin esfuerzo… aunque las playas cercanas lo hacen parecer un poco glamuroso.

En la región de Pedasí, a unos 45 minutos en coche, se encuentran algunas de las extensiones de arena más prístinas de Panamá. Y la pesca es legendaria. Pero los Brodeurs amantes del océano no tienen que ir muy lejos para conseguir su dosis. Las escarpadas orillas de la playa de Uverito están a pocos minutos de la plaza del pueblo de Las Tablas.

«Nuestro aniversario fue en diciembre, y lo pasamos en Uverito», dicen los Brodeur. El día de Navidad y el de Año Nuevo los encontraron de nuevo, disfrutando de la playa junto a muchos lugareños. «Nos lamentamos con nuestros amigos en Facebook sobre el agotador viaje de 11 minutos a la playa», bromea Armand.

Dejando a un lado los viajes a Uverito, los Brodeur hacen la mayor parte de sus desplazamientos a pie, como muchos de los lugareños. Y tanto caminar ha tenido un efecto no deseado. «Hemos perdido una cantidad increíble de peso», dice Armand. «Y ni siquiera estamos comiendo tan sano como deberíamos». Joyclyn dice que caminar es también la mejor manera de conocer el terreno. «Ahora sé dónde ir a por muchas cosas… y con el calor que hace, no comemos tanto. He bajado una talla entera», añade.

Las Tablas está muy lejos de la ciudad de Panamá. Aquí no encontrarás rascacielos… de hecho, son raras las estructuras de más de dos pisos. La vida en condominio es más bien un concepto abstracto aquí, ya que la gente tiende a vivir en casas cuadradas y de gran tamaño. En la mayoría de los casos, están enmarcadas por la vegetación que llega hasta la carretera. Aquí y allá hay una casa de quincha , una casa de campo hecha a la antigua, con barro y paja.

La plaza del pueblo está adornada por una pequeña iglesia colonial blanca. Al igual que la mayor parte de Las Tablas, es discreta, aunque los visitantes que entran se encuentran con el suave resplandor del ornamentado altar dorado, una reliquia de los primeros tiempos coloniales de Panamá.

A poca distancia de la plaza principal, los Brodeur han alquilado una pequeña casa por 200 dólares al mes. En su primer mes en Las Tablas, pagaron 600 dólares por un apartamento ligeramente superior. Estaba listo para mudarse y en una ubicación céntrica, así que funcionó mientras se instalaban. Sin embargo, pronto estuvieron dispuestos a probar una casa de estilo local. Hicieron un poco de red y utilizaron las pocas palabras de español que habían aprendido desde su llegada. Dio sus frutos. Un expatriado les presentó a un propietario local y lo siguiente que supieron fue que estaban firmando un nuevo contrato de alquiler.

Hoy en día, los Brodeur dicen que tienen muchos más amigos -tanto panameños como expatriados- que «allá en el norte». La vida es más social y más divertida. Como Las Tablas está en el centro del país, pueden viajar a cualquier parte con facilidad. Hace poco visitaron la ciudad de Panamá, que está a unas cuatro horas en coche hacia el este. La provincia occidental de Chiriquí está igualmente cerca, por lo que están planeando un viaje a las ciudades del altiplano de Boquete y Volcán Barú en un futuro próximo.

¿Se quedarán los Brodeur en Las Tablas? Quién sabe, todavía están explorando el país y mantienen la mente abierta. Sin embargo, a los pocos meses de su «viaje de prueba», ya están seguros de que Panamá es el lugar adecuado para ellos. «Quería acceso al océano, gente amable y palmeras… y lo tengo todo», dice Joyclyn. «No nos rompería el corazón vivir en Las Tablas el resto de nuestros días», dice Armand.

Cómo entrar en Panamá

Para vivir en Las Tablas, necesitarás un poco de español. «Resulta que aquí hay más gente que habla inglés de lo que pensábamos», dicen los Brodeur. Pero estudiaron durante dos semanas en el Spanish Panamá de Ciudad de Panamá y lo recomiendan encarecidamente.

Siendo él mismo abogado, Armand dice que no hay que perder tiempo en acudir a un abogado. Él y Joyclyn se pusieron en contacto con la abogada de inmigración Rainelda Mata-Kelly antes de viajar a Panamá. Ella les dio todos los requisitos para el famoso programa de pensionados. «Gracias a sus buenos oficios, ya tenemos nuestro visado», añade.

Cualquier persona con una pensión de al menos 1.000 dólares al mes (1.250 dólares para una pareja) puede solicitar el programa de residencia. Y los miembros tienen acceso a los descuentos para jubilados exigidos por el gobierno panameño. Éstos son muy amplios. Los Brodeur tienen derecho a un 25% de descuento en la factura de la luz, un 50% en entretenimiento, y entre un 10% y un 25% en gastos médicos, facturas de restaurantes, transporte, etc.

Consigue tu informe gratuito de Panamá aquí:

Obtén más información sobre Panamá y otros países en nuestro boletín electrónico diario. Simplemente introduce tu dirección de correo electrónico y te enviaremos un INFORME GRATUITO – Panamá: La vida fácil del primer mundo y el mejor programa para jubilados del mundo.

Esta guía especial incluye consejos de primera mano sobre bienes inmuebles, jubilación y mucho más en Panamá. Es tuya gratis cuando te apuntas a nuestras postales IL que aparecen a continuación.

Artículo anteriorInvertir en Panamá
Artículo siguienteVivir en Panamá

Related Stories

Llegir més:

Trabajar en Panamá

Conseguir un visado de trabajo Conseguir un visado de trabajo en...

Volcán, Panamá

Volcán es un pueblo situado en las tierras altas de la provincia de...

Información sobre el visado y la residencia en Panamá

El Programa de Pensionados de Panamá Panamá ha elaborado el...

Viajar en Panamá

Viaja a Panamá y diviértete como nunca Panamá es un destino...

Tradiciones y cultura en Panamá

Una visión general de las tradiciones y la cultura de Panamá ...

La economía en Panamá

La economía dolarizada de Panamá se basa principalmente en un sector de servicios...