Migración hacina frontera colombo-panameña

0
830

Más de mil 500 migrantes se hacinan en La Peñita, una localidad indígena panameña fronteriza con Colombia, tras haber logrado sobrevivir “el infierno” de la selva del Darién, uno de los tramos más peligrosos en su trayecto hacia Estados Unidos, donde abundan narcotraficantes y mafias criminales.

De ellos, 250 son niños. Lograron pasar la densa selva de 575 mil hectáreas y se encuentran en la Estación Temporal de Asistencia Humanitaria (ETAH) instalada en este poblado de rudimentarias casas de madera y techo de paja, donde reciben asistencia médica.

Con capacidad para unas 100 personas, la ETAH está desbordada.

“La selva es un infierno”, comenta Chambe Bezil, un camerunés.

Bezil se suma a los cerca de 4 mil migrantes, principalmente de Haití, Cuba, República Democrática del Congo, India, Camerún, Bangladesh y Angola, que se encuentran en diferentes centros de acogida de Panamá a la espera de continuar su viaje, primero hacia Costa Rica y luego Estados Unidos.

“Un suicidio”

Con serranías, ríos caudalosos y sin vías de comunicación terrestre, y bajo una humedad y calor insoportable, los migrantes cruzan el Darién a través de trochas, muchas de ellas utilizadas por los narcotraficantes y bandas criminales. La selva es tan densa que a veces no llega la luz del cielo y todo es oscuridad.

FUENTE LA JORNADA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here